Ingenieros y atribuciones

»La economía de un país se medirá por el número de ingenieros».
Jeffrey Immelt

«Los ingenieros técnicos exigen que el plan de Bolonia les equipare a los superiores» es el titular de un artículo de hoy en el diario ABC. La polémica traia cola desde que en Bolonia se marcarón las pautas del Espacio Europeo de Educación Superior: desaparecen los actuales diplomados y licenciados y surgen los nuevos graduados. El compromiso está marcado en 2010, donde todas las titulación deben adaptarse al nuevo espacio europeo. Algunas universidades ya hemos adaptado nuestros planes, en la UCAM ya impartimos el Grado en Ingenería Informática, siendo de las primeras en España.

Este nuevo marco plantea dudas: ¿qué ocurrirá con los actuales ingenieros técnicos? La contestación no es fácil. Como dice el titular, los ingenieros técnicos quieren que se les equipare a los nuevos graduados, y por tanto conseguir las atribuciones que ahora disfrutan los ingenieros superiores. Y entonces, los ingenieros superiores ¿que ventajas tendrán?. ¡Ah es verdad!, se me olvidaba comentar que el sistema actual dispone de jerarquias para determinar que ingeniero está más cualificado para determinadas atribuciones. Es decir, cuando salgan al mercado y se pida firmar una necesidad que implique un certificado, algunos pueden firmarla otros no. Ahora los ingenieros superiores pueden firmar cosas que los ingenieros técnicos no pueden. ¿Por qué?, porque la cualificación superior permite ciertas prebendas.

Reconozco que con este comentario me estaré ganando la antipatia de los ingenieros; es verdad, ya dije con anterioridad que como matemático me cuesta entender el concepto de atribuciones, como el de colegios. Claro, a mi nadie me pide que certifique que la encuestan que realizan tiene el rigor pertinente para llamarla encuesta.

Volvamos al tema de esta entrada. El proyecto actual es que los nuevos graduados obtengan las atribuciones de los antiguos ingenieros técnicos y los nuevos graduados que deseen las atribuciones de los actuales ingenieros superiores (o ingenieros como simplemente se denominan) tendrán que realizar un master. Por tanto, los actuales ingenieros técnicos necesitaran de un master, de dos años, para conseguir las mismas atribuciones que los ingenieros. Resumiendo, se ha decido cambiar el nombre, pero se mantienen los tiempos de estudio para consegir la equiparación de atribuciones.

Como indica en el artículo:

Nuevo modelo. La reforma de las ingenierías establece títulos de Grado de cuatro años y masters de uno o dos años (lo de un año es para los nuevos graduados, dos años es para los ingenieros técnicos actuales)

Atribuciones. El Grado capacitará para las atribuciones de los actuales ingenieros técnicos y el Master de los superiores.

La controversia no se queda con el tema de las atribuciones exclusivamente, se cuestiona también que el título sea por especialidades y no por rama. Lo cierto es que al final nadie quedará satisfecho.

Esperemos que las luchas por poder entre los ingenieros no desaliente a los estudiantes a cursar estas titulaciones, aunque no tengan atribuciones como los informáticos. Las politécnicas decrecen en el número de matriculados y si Jeffrey Immelt, presidente y consejero delegado de General Electric, tiene razón el futuro les depara grandes posibilidades (por sus conocimientos, no por sus atribuciones).

Obama versus McCain

»A veces, una delgada línea separa lo trivial de lo importante»

Perdónenme por este juego demasiado banal. La pugna por la presidencia de EEUU se juega también en dos concepciones que chocan en la informática: el software libre y de pago. Quizás halla trivializado en el planteamiento; sin embargo, hay un leve rumor que ronronea en las dos posturas de los partidos en disputa.

En la era Clinton, Microsoft sufrió el principio de lo que parecía convertirse en el final de la empresa. Estuvieron a punto de dividirla. Suerte que Bush ganó a Al Gore y, en el mismo mes de la victoria electoral, Microsoft presentó una apelación a la sentencia que la obligaba a dividirse en dos. Un año mas tarde ganaría la apelación y no tendría que dividirse. En el otro lado estaba Al Gore, el abanderado de la nueva Internet, el nuevo impulso a Internet que hoy estamos disfrutando, y de cuyo resultado salieron empresas como Yahoo, Google o Facebook. Lo curioso es que en la pasada precampaña Microsoft diera su apoyo a Hillary Clinton frente a Obama.
Volvamos al juego. Independientemente de las apuestas sobre el mundo de las nuevas tecnologías que podéis ver en el artículo, Obama vs McCain, elecciones 2.0, un pequeño rescoldo subyace entre los abanderados del software libre para apostar por los demócratas. El creador de Facebook, Chris Hughes, y Eric Schmidt, de Google, se han decantado pro Obama. En el otro lado McCain se buscó el apoyo de la antigua CEO de HP Carla Fiorina.

Como he dicho, quizás sea un juego demasiado trivial.

Gestión TI en la PYME

»La explosión de información que presenciamos actualmente
en todo el mundo no es sino el inicio de lo que está por venir».

El futuro de la Gestión de datos (*)

Hay un artículo, Externalizando los sistemas informáticos de una PYME, que me ha llevado a recordar la instructiva cena que disfrutamos con Enrique Dans. El subtitulo ya es atrayente: ¿Qué es mejor para una empresa pequeña: tener su propio sistema de TI o contratar a alguien que se encargue de gestionarlo desde fuera?.

Esta tesitura se está planteando seriamente en la PYME. Muchas de ellas el nivel de manejo de la información que poseen requiere, por ejemplo, cada vez más mejor gestión de almacenamiento, de ahí las ofertas de Telefónica con productos para almacenar la información de la empresa vía online. Otro ejemplo es la gestión de la Web. A muchas empresas le es más fácil ceder el mantenimiento de la Web de su empresa a otra que se dedique a ello, incluso alojando los servidores fuera del entorno de la misma empresa. Este parece ser el futuro próximo, siempre y cuando el empresario acepte ‘externalizar’ (por cierto, palabro que no existe, y por ende externalizando tampoco) partes adyacentes de su empresa.

Este es uno de los puntos que quería tocar. Me gustaría plantear un sentimiento. ¿Consideramos al empresario murciano gustoso de ‘externalizar’ partes de su empresa?. En mi opinión, depende. Depende de que la parte a colocar en una empresa externa no sea factible de obtener información privilegiada, y menos si esa empresa se dedica a tratar ese mismo tipo de información de otras empresas. Es curioso, asumimos que los bancos almacenen nuestro dinero y nuestras hipotecas y las de nuestro competidores, pero no vemos de buen grado que nuestra información de los clientes se deposite en los servidores de otra empresa que también maneja los datos de otras empresas. Y, sobre todo, si en esa información se haya escondida la facturación en negro.

Resumiendo, dudo mucho que la PYME murciana asuma con agrado ‘externalizar’ los sistemas informáticos.

__________________________________
(*) ‘El futuro de la Gestión de datos‘ es un documento que analiza las tendencias en la gestión de datos, realizado por los responsables técnicos de Network Appliance.

¿Prensa en papel?

»Ningún Google va a hacer lo que sólo hacen los periódicos».
Javier Moreno.

Ayer se publicó la noticia Los diarios norteamericanos suprimen sus ediciones impresas y apuestan por Internet, una clara muestra de hacia donde converge el futuro de la prensa diaria. Esa es la opinión mayoritaria. Cuando Enrique Dans estuvo en Murcia le hice esa misma pregunta, y él coincidía en el cercano final de la prensa en papel. Juan Luis Cebrián comentó que ahora él sacaría un periódico por la red antes que en papel. Yo, sin embargo, me resigno a creer que el tradicional papel desaparezca bajo la globalización de la red.

Los síntomas son palpables, junto a la noticia anterior se muestra otra anunciando la reducción de ganancias del Washington Post »dañadas, como el resto de medios del país, por la caída en la circulación y los menores ingresos publicitarios a medida que más y más lectores leen los diarios a través Internet»; hace un año ‘Los Angeles Times’ unían las redacciones impresa y digital, proceso que también han llevado a cabo New York Times y The Wall Street Journal, y, según tengo entendido, periódicos españoles como El País y El Mundo.

No obstante, estos procesos de unión de redacciones no son muestra de un declive del papel, sino más bien una forma de revitalizar el papel ante el tremendo empuje de la red. Es más cómodo la lectura en papel que en Internet, por mucho que los usuarios de Internet, como yo, atosiguemos nuestras máquinas ojeando periódicos online. También es cierto, que antes compraba más papel y ahora he dejado de comprarlo.

Yo lo comparo con la TV y la radio. Cuando la TV se imponía en todas las casas nadie parecía dudar que ‘el vídeo mato a la estrella de la radio’. Pero, la estrella pervive y con fuerza. Los canales todo noticias no son los más vistos, y la mayoría de las veces informan más por la radio que por la tv.

Otra cosa es que la prensa escrita tendrá que cambiar, o ya está cambiando. Javier Moreno decía: »Hemos cambiado la manera en que hacemos periodismo, la manera en que lo distribuimos y, probablemente y más importante aún, la manera en que ambas redacciones se perciben a sí mismas y trabajan juntas». La proliferación de periódicos exclusivamente online (Libertad Digital, Periodista Digital, El Confidencial, El Plural, Estrella Digital…) no parece aumentar sus lectores en una competencia encarnizada con las ediciones online de los periódicos tradicionales. Si parece que un fenómeno alteró el estatu quo, los periódicos gratis como 20minutos, ADN, QUE!…

Pero volvamos a Internet. Si el siglo pasado fue el comienzo de la era digital este siglo parece encaminado a ser el pistoletazo de la era de Internet. Los periódicos supieron adaptarse a la era digital como sabrán adaptarse a la era de Internet. Es probable que los modelos tipo 20minutos desaparezcan diluidos en su versión online. O que ambos encuentre nuevas formas de distribución: impresión directa en los establecimientos, nuevos tipos de papel electrónico… Diferentes métodos de adaptación que hagan convivir las ediciones en papel (no será como el que conocemos actualmente) con las online, al igual que conviven TV, la radio e Internet.

En fin, no veo que el concepto de prensa en papel que conocemos se pierda en el inmenso océano de Internet, del mismo modo que el libro nunca sucumbirá ante los ebook. También puede ser que mi visión esté afectada por la edad y pronto necesite unas gafas.

Ingeniero en Informática

»Realmente, lo que carece de buen sentido, no puede ser más que maldad e injusticia».
Jenofonte

Mis compañeros ingenieros informáticos se lamentaban de la impotencia ante el trato que les dan. Durante tiempo llevan reivindicando la misma consideración que se tienen con otras ingenierías. ¡Tan difícil resulta que se elaboren las correspondientes fichas de grado y máster donde se refleje la naturaleza de las competencias de la Ingeniería Informática! Parece que sí, y no por los informáticos.

Desde la barrera miramos con ingenuidad: los matemáticos no tenemos competencias que se reflejen en las prerrogativas que se otorgan las ingenierías. Y la verdad cuesta entender tanto desentendimiento. Está claro: ¡No todos somos iguales!.

La cuestión se dirime en quién puede firmar un proyecto: ¿quién tiene las atribuciones?, ¿quién se otorga la prerrogativa?, ¿quién su colegio lucha con más fuerza?, ¿quién mueve mejor los hilos?, ¿quién disfruta de mayor poder político? … Una firma que da dinero, solo eso: dinero; pero a fin de cuentas, es lo que mueve al mundo.

En una reunión un compañero de Informática me comentó un pequeño tes que llevó acabo entre sus noveles alumnos recién incorporados a la carrera. Preguntó: ¿quién quiere ser informático?, todos levantaron la mano. Después añadió: ¿Y quién quiere ser ingeniero? Extrañamente, los mismos alumnos que se habían apuntado a la carrera de Ingeniería en Informática dudaron en responder a la pregunta.

Posiblemente, la problema estribe en que se acepte, de una vez por todas, que un informático también es un ingeniero.

David y Goliat

Hoy se habla de la joint venture entre Yahoo y AOL, o tal vez debería decirse fusión directamente. Ambas juegan un papel de segundones en un mundo de gigantes. Y ambas fueron gigantes.

AOL montada en su impero televisivo trató de hacer con el mundo de Internet. Su mensajería y la compra de Netscape fue un intento de competir con Microsoft, el gigante.

Yahoo también fue de las primeras en explotar la burbuja de las .COM que estalló en 2000. Paradójicamente, se alimentaba de una incipiente Google que vivía de un pequeño buscador. Pero David venció a Goliat, y Google, convertido en el nuevo Goliat, sale a la ayuda de Yahoo para evitar que Microsoft la fagocite. Esta táctica de Google se compagina con otras que también realiza Microsoft. La de Redmond se hace con Facebook para evitar que su contrincante se adueñe de ella, y rentable no le sale. Google le paga una millonada a Mizilla para que sigan desarrollando Firefox y compita con Explorer (y ahora saca Chrome).

Luchas de poder entre gigantes donde despedazan a los pequeños. Pero Yahoo y AOL eran gigantes, ahora ambos se debaten en unirse para evitar caer en las manos de los otros. Google ayudó a Yahoo para que Microsoft no se la quedara; sin embargo, a Yahoo tampoco le interesa vivir a la sombra de Google.

Microsoft, Google, Yahoo, AOL,… eternas luchas entre los David y los Goliat. La pregunta es: ¿mañana quién será David y Goliat?

La crisis económica y la Web 2.0

»La Web 2.0 es una tendencia muy potente y creo que la recesión le afectará muy poco.»
Tim O’Reilly

Posiblemente, a quien se le considera padre del término ‘Web 2.0’, Tim O’Reilly no se le recuerde por el acierto de estas palabras. Si tenemos suerte y sí lo consigue, será mejor para todos. Sin embargo, la realidad muestra que esta crisis económica profundizará en todos los campos, la cuestión es cúan honda llegará en la Web. En el artículo, La crisis llega a la Web 2.0, pero no a Silicon Valley , nos dice que las TIC escaparan del debacle, aún siendo afectadas: Yahoo reduce sus previsiones para 2008 tras despedir al 10% de la plantilla, es un titular que encontramos en la prensa, o la reducción de plantilla que propone ONO, al tiempo que aparecen informes sobre Telefónica alentando la compra de sus acciones. Lo cierto es que la Web puede ayudar a contener las perdidas de muchas empresas. El artículo Internet: salvavidas de las pymes para superar la crisis, ofrece puntos de vista de como puede Internet ayudar a las empresas. También Enrique Dans expresó que ‘las TIC están resistiendo el impacto de la crisis actual de forma mucho más sana que el resto de la economía, simplemente porque la crisis no tiene nada que ver con ellas. La tecnología pasó su travesía del desierto durante la primera mitad de la década actual, y en pleno 2008 ofrece tal cantidad de oportunidades poco exploradas por las organizaciones que la sensación es que todo está por hacer. Y además, hacer cosas requiere un planteamiento analítico mucho más sencillo, hablamos de proyectos en los que los presupuestos y la cadena de decisiones para aprobarlos es mucho más sencilla. La tecnología va a ser uno de los pocos motores de dinamización económica durante la crisis actual’.

Significa todo esto que las TIC, y por ende: Internet, la Web,…, no sufrirán la crisis. No. En uno de los artículos anteriores decía que News.com pone en el filo de la navaja a empresas como Meebo, Twitter (microblogs), Skype (telefonía por Internet). La crisis nos afectara a todos, lo que si es más probable que el sector de las TIC, y en particular el mundo de la Web se vea monos afectado. Hasta es posible que ofrezca un carácter propulsor de estas tecnologías en las empresas y veamos un nuevo renacer parecido al de los años 1998-2000 de las .com.

Lo que no tiene duda es su carácter de futuro ante otras tendencias que nos han invadido durante estos años. Nuestros actuales alumnos de Informática y Teleco tienen un futuro más alentador que el de otras ingenierías.

La SGAE o la caza de brujas

Leyendo el blog de Enrique Dans he visto el post SGAE vs blogosfera, en el informe anual de RSF, he recordado un artículo que escribí en la fatídica fecha que se aprobó el famoso canon. Os lo reproduzco.

»Cuando los nazis apresaron a los socialistas,
no dije nada, porque yo no era socialista.»

En la década de los 50 McCarthy rehabilitó un viejo oficio: la caza de brujas. Lo popularizó hasta tal punto que hoy en día todos sabemos su significado cuando oímos esa expresión. Nadie recuerda los sucesos de la Europa Central a inicios de la Época Moderna, lo hemos restringido a la persecución de los intelectuales, o políticos, o las personas que estén en desacuerdo con el ‘stablismen’ del momento. Y en los ordenadores, ¿podemos introducir esa frase?. Todos entendemos a la perfección que en este siglo hay un nuevo ente del cual no podremos prescindir: el ordenador. Nació a finales del pasado y con ese nombre engloba muchas variedades: Internet, mundos virtuales, P2P, MP3, DivX, Ipod, TomTom …, y este ente ha encontrado una realidad: la SGAE o el derecho a «proteger la creación y defender los intereses de sus socios». En 1950 Joseph McCarthy se erigió en defensor de los auténticos valores americanos y con la autoridad que le habían otorgado sus votantes Wisconsin (más 66.000) se dedicó a proteger la creación y defender los intereses de sus… Si Dickens levantara la cabeza…, o tal vez no, quizás estaría orgulloso de como su empeño en tiempos donde los escritores estaban mal pagados, salvo las contadas excepciones, ha logrado convertirse en uno de los grandes lobbies actuales. Pero, por favor, no me malinterpreten, no lo digo en modo despectivo, como cuando hablamos de los grupos formados por las grandes petroleras para influir y negar el cambio climático. Lo digo en el sentido estricto de poder reunirse con nuestro Presidente José Luís Rodríguez Zapatero para promover una Ley de Propiedad Intelectual y así «proteger la creación y defender los intereses de sus socios» (66.000) . Ya se me ven las orejas (McCarthy acaba de apuntar uno más en la lista).

»Cuando encarcelaron a los sindicalistas,
no dije nada, porque tampoco era sindicalista.»

Nadie nos acordamos cuando comenzaron a gravar el común videocasete VHS, el principio del clamor comenzó con los CD’s. La SGAE atisbó la punta de su iceberg. Un CD es un medio de almacenamiento concebido para copiar información en él, por tanto susceptible a poder copiar en él una copia privada de las obras de sus socios. Silogismo puro y duro: Mis socios tienen obras, sus obras se pueden copiar en un CD, por tanto el que compra CD puede copiar las obras de mis socios. Dicho de otra forma, el que compra CD’s que pague el canon; por si acaso copia. Esto siempre me trae a la memoria aquel sketch cómico de Los Guiñoles; en una rueda de prensa Regan vestido a lo Rambo explicaba sobre una pizarra el bombardeo de Libia y el palacio donde vivía Gadafi, uno de los periodista le expone que las bombas también habían alcanzado niños y Regan-Rambo le corrige: ‘futuros terroristas’. Los que compramos medios de almacenamiento digital somos presuntos autores de robo de la propiedad intelectual de otros.

»Cuando se llevaron a los judíos,
no protesté, porque yo no era judío.»

Estamos en la era de la información y como tal cada vez se necesitan mayores soportes para almacenar esta información. Por ejemplo, a mis alumnos les solicito que me presenten las prácticas en un CD. Mis compañeros realizan prácticas de programación visual que requieren soportes de mayor capacidad como DVD. Conozco médicos que digitalizan radiografías para almacenarlas y estudiar la evolución de un paciente, el DVD para ellos se queda corto. En la universidad contamos con servidores equipados de ingentes gigabyte para el trabajo de nuestros alumnos… Cada vez se ve más lo que hay debajo del iceberg.

Sin embargo para la SGAE la prueba definitiva es incuestionable: que levante la mano el que compra habitualmente CD’s y nunca ha grabado un disco con canciones. Lo reconozco, no puedo levantar la mano. Pero tampoco puedo levantarla si lo pide para quién nunca a superado la velocidad máxima en la autopista y no lo han pillado (y además lo dicen en público). O para quién nunca haya defraudado a hacienda. La diferencia es que tráfico no nos pide un canon en previsión de las infracciones que vamos a cometer y no nos van a pillar, ni hacienda incorpora un impuesto por las veces que le defraudamos y no lo detectan. Sin embargo la SGAE ha conseguido un canon por las veces que vamos a copiar sus canciones y ellos no se van a enterar.

La cuestión es el dinero. Una obra supone un esfuerzo para una persona y por el tiene derecho a recibir una prestación, y, no nos engañemos, el dinero es de las más golosas. Reconozco el enfado de algunos autores cuando le ‘roban’ sus canciones y en cierto sentido le entiendo, pero no siento empatía. Soy profesor de matemáticas, conseguí mi doctorado con un algoritmo de…, es igual, nunca podré cobrar un canon a aquellos que utilicen mis ideas para sus desarrollos. Imaginan si los descendientes de Einstein cobraran por la utilización de su formula E=mc^2. No es comparable, verdad. Las comparaciones nunca son buenas, pero la injusticia si es comparable: siempre es injusticia sea de la magnitud que sea.

Parafraseando a House: »siempre es el dinero». El iceberg es inmenso, las posibilidades del canon superan las previsiones pero todavía no lo saben. Se han olvidado del mayor sistema de almacenamiento que conocemos: el cerebro. Cumple los requisitos establecidos por y para justificar el canon: es un lugar de almacenamiento donde se puede copiar información de todo tipo. Vale, reconozco que solo el de una mente privilegiada como la de Einstein llegaba al 10% de su uso, pero… eso no te exime de usarlo. Y como el canon es en función de la capacidad de almacenamiento… ¡eureka!, tenemos el mayor MP3 portátil del mundo. Quién no ha mal cantado una canción almacenada en su cerebro. Y por favor, no se rían diciendo que el cerebro no se admite por que no es hardware. Me van a decir que cuando salgan las primeras memorias basadas en bio-sistemas que se asemejan las redes neuronales cerebrales no van a solicitar el canon también para ellas.

La solución no la sé, pero no por ello la que han decido es mas justa, la justicia no significa restituir a unos a base de castigar a otros, y si pagar ese canon no es un castigo, díganme que es pagar por algo que no haces. Ejemplos podemos encontrar para todos los gustos tanto que justifique la causa que defiende la SGAE como la de TodosContraElCanon. McCarthy también blandía ejemplos para justificar sus acciones y hasta convenció a gran parte de la población americana, a fin de cuentas solo iba contra los comunistas anti-libertades americanas. A fin de cuenta solo es contra los que piratean música.

»Cuando al fin vinieron a buscarme a mi,
no había ya nadie que pudiera protestar.»
(Martin Niemöller)

Y si nos callamos y pagamos el canon quién será el próximo en reivindicar el suyo para gravar a alguien que no va hacer nada para lo que el canon está indicado, pero podría hacerlo

¿Inteligencia Artificial?

  »El problema de la Inteligencia Artificial es la naturaleza de la misma inteligencia, un tema que nadie comprende muy bien». Marvin Minsky.

Hoy he leído unas declaraciones de Larry Page (cofundador de Google) a los periodistas, en elmundo.es, tras su estancia en España para recoger el Premio Príncipe de Asturias.En ellas Page afirma: “Trabajamos en el territorio de la búsqueda y lo intentamos hacer cada vez mejor. Pero eso implica que debemos aspirar cada vez a una inteligencia mayor, cada vez hay que saber más cosas, acumular más información y eso nos tiene que llevar al desarrollo de ordenadores más ‘inteligentes’. Es decir, hay que intentar desarrollar inteligencia artificial para facilitarnos el acceso a nuevas formas de conocimiento”.

En estas declaraciones se alienta explícitamente por avanzar en el campo de la Inteligencia Artificial.

El 31 de Agosto de 1955, J. McCarthy (Dartmouth College, New Hampshire), M. L. Minsky (Harvard University), N. Rochester (I.B.M. Corporation) y Claude E. Shannon (Bell Telephone Laboratories), quien se convertiría en el padre de la teoría de la información, propusieron reunir en un encuentro a investigadores que aportasen sus ideas sobre cómo cada aspecto del aprendizaje y cada característica de la
inteligencia podían ser tan precisamente descritos como para crear máquinas que las simularan.

Desde que en aquel encuentro, en el verano de 1956, conocido como la Conferencia de Dartmouth, se acuñara el término de Inteligencia Artificial, parecía que la explosión de ordenadores cada vez más potentes permitiría llevar a la realidad los libros y películas evocadoras de este tema: ‘Yo, Robot’, ‘¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?’ (título del libro en el que se basa la película ‘Blade Runner’ ), ‘2001: A Space Odyssey’, ‘A.I.’,… Sin embargo, en la actualidad adolece de una lentitud no acompañada con los desarrollos computacionales. Como refleja el artículo de Sergio Moriello, aunque podemos imitar eficientemente algunas de las funciones “superiores” de la inteligencia humana como el razonamiento, la resolución de problemas, la toma de decisiones y la manipulación y el almacenamiento de enormes cantidades de datos, no conseguimos alcanzar el sentido común de un niño de corta edad.

No obstante, la Inteligencia Artificial no es solo conseguir que las máquinas adquieran la inteligencia de un ser humano, cuestión que enseguida entraría en controversia, relanzando las continuas luchas entre los científicos y los filósofos. También es la búsqueda de procesos que permitan, imitando el razonamiento humano, el análisis del razonamiento que seguiría un experto humano en una materia, para poder codificarlo, mediante el empleo de un determinado lenguaje informático, y aplicarlo en la resolución de problemas. Por ejemplo, como sugiere Larry Page, aprovechando las técnicas de inteligencia artificial para conseguir buscadores cada vez más intuitivos hacia lo que realmente desea el usuario.

Este llamamiento hacia la profundización en estos temas nos muestra que el camino de la informática sigue enseñando líneas de continuo interés. Una vez más, podemos observar como la informática presenta un futuro alentador para el estudiante, tanto a corto como a largo plazo.

Creative ZEN Mozaic

ZEN Mozaic

Hoy he comprado el ZEN Mozaic de Creative. Temía que las expectativas no se cumplieran, pero no ha sido así. Sus características cubren de sobra los fines que pretendo.

Mis amigos me aconsejaban los clásicos productos de Apple, sin duda, mejores que los de Creative. No obstante, hay dos puntos a tener en cuenta: la rebeldía a aceptar la opinión de la mayoría por el mero hecho de hacerse llevar por la moda (aunque tengan razón); y el otro, el dinero. ¿Por qué pagar más si no necesitas tanto?. El iPod tiene esto… y lo otro…, entras…, sales…, y más … y otro más… ¿Y si no necesito tanto?. Por ejemplo, es un MP4 y yo solo quería un MP3. Lo he comprado porque mi MP3 ha muerto y para lo único que lo usaba era para reproducir podcast de programas de radio.

ZEN Mozaic resulta económico, 69€, comparado con sus iguales, y la marca posee credibilidad. Lleva las funcionalidad típica de los reproductores. Además incorpora un altavoz para no tener que escucharlo por los auriculares (cuestión, para mi, muy importante), un pequeño organizador con calendario y eventos, y, sobre todo, la mejor función: marcas para saber donde te has quedado escuchando.

De momento, solo le encuentro una pega. Los botones de las flechas para moverse por los menú son bastante sensibles, menos el izquierdo. No consigo accionarlo con la rapidez que los otros. Es posible que se deba a mi torpeza, pues no tengo costumbre de utilizar este tipo de teclado, ni aún en el móvil.