El sur también existe

Este domingo nos ha dejado Mario Benedetti. Yo lo conocí con el disco de Joan Manuel Serrat, El sur también existe y desde entonces he reconocido su nombre en otros lugares. De su poesía no he leído más que las canciones de Serrat: mi época de poesía quedó encerrada en mis años de juventud. Dicen que primero uno desea ser poeta, y cuando se da cuenta que no vale se dedica a escribir novelas.

Con sus predicadores
sus gases que envenenan
su escuela de Chicago
sus dueños de la tierra
con sus trapos de lujo
y su pobre osamenta
sus defensas gastadas
sus gastos de defensa.
Con su gesta invasora
el Norte es el que ordena.

Pero aquí abajo, abajo
cada uno en su escondite
hay hombres y mujeres
que saben a qué asirse
aprovechando el sol
y también los eclipses
apartando lo inútil
y usando lo que sirve.
Con su fe veterana
el Sur también existe.

Cuando leo versos como estos, me doy cuenta que el dicho tiene mucha razón.


Un comentario

  • Adolfo

    18 mayo, 2009

    Yo también conocí a Benedetti por este disco. Hubo una temporada que no escuchaba otra cosa; no sólo por Serrat, que ya merecería la pena oírlo, sino por las letras de las canciones, unas bellas, otras comprometidas…

    Adiós Poeta.

    Responder

Deja un comentario