El gran ecualizador: Web 2.0 y PYMES

»La información es poder».

Este es título de la magnifica conferencia que Enrique Dans nos ofreció en el marco del del ciclo Con-Ciencia-T, organizado por el Vicerrectorado de Investigación de la UCAM.

Es grato oír y aprender, el conjunto de continuas visiones que nos ofrece el mundo de Internet, de mano de un gran comunicador. Su exposición distaba mucho de ser la típica clase magistral de un profesor de universidad con un currículo tan extenso como el suyo. Amena, cercana y calurosa (no por el tiempo, que esta vez en Murcia nos llovía, como si él se hubiese desplazado con ella desde su tierra galaica), e hilvanando las diapositivas al compás de las preguntas de los oyentes. Con la destreza de un crupier moviendo las cartas y siempre sabiendo mantener el hilo conductor de las mismas. Claro, conciso (a veces no tanto por la demanda del pública) para limitar las cuantiosas diapositivas al tiempo establecido. Corto, como siempre ocurre en estos casos: corto.

Es curioso la falta de interés de dos grupos en particular a quienes pretendía llegar la conferencia. Por un lado las PYMES, de ahí el título; por otro, los futuros ingenieros, o, como dice Enrique Dans, nuestra materia prima (también resulta curiosa esta concepción del alumno universitario; en otro momento la comentaré). ¿Quiénes estábamos allí?, gente embebida profundamente en el mundo de la Web y las empresas con una mayor visión de la globalidad que implica Internet. Por desgracia, en Murcia, nuestras PYMES distan mucho de acercarse al prototipo emprendedor: por más que se empeñen en fomentar con premios como Jóvenes Emprendedores. Y los jóvenes alumnos, la mayoría, siguen con la máxima de no aceptar los consejos de sus profesores.

Me explicaré:

Hace unos años, creo que tres o cuatro, un compañero del departamento y yo, desarrollamos una idea para ofrecérsela a un determinado sector de la actividad empresarial murciana. La Universidad realiza muchos convenios con empresas y esta idea podía ser el fruto de uno de esos convenios. Tras un largo tiempo de ahora para acá, ahora para allá, nos dimos cuenta que nuestra idea se presentaba para ellos como un acto de intrusismo. Ya no supimos más de ellos. Sin embargo, la vida da muchas vueltas, y este año un antiguo alumno se acercó a la Universidad y establecimos contacto nuevamente. Me comentó donde trabajaba y el actual cometido que le habían asignado. No os lo creeréis, pero era el mismo proyecto para el cual nosotros diseñamos la idea. No, no se trababa que nos copiasen la idea; ¡ojalá!, por lo menos significaría que nos habían escuchado. Necesitaban un producto como el que le ofrecíamos a desarrollar en colaboración; pero habían preferido copiar uno ya existente que buscar la ayuda para desarrollar uno propio.

Puede que mi visión de la PYME murciana sea muy poco precisa; puede que mis valoraciones de ella no se correspondan con la realidad; y puede que el número de Mercedes que se vende en Murcia no sea debido en mayor medida por la compra de los empresarios de esas PYMES. Sin embargo, puestos en la balanza un Mercedes o Investigación: ¿hacia donde creéis que se decantaría la balanza?.

Así se entiende que un mundo como la Web, donde no se visualiza la inmediatez en la ganancia de dinero, no atrae a la PYME murciana. Solo al pequeño grupo que ve sus cualidades merece la pena de llamárseles emprendedores(no pretendo omitir otras actividades que merezca el calificativo, me refiero exclusivamente a la relación PYMES con Web en referencia al título de la conferencia).

El otro segmento es el alumnado. Los alumnos de cursos superiores asistieron a la conferencia. Los que están más desenvueltos con las realidades de Internet y no se dedican exclusivamente al aspecto lúdico. La Universidad no es el mero tránsito hacia el futuro trabajo, y si no te das cuenta de eso, perderás años intentando recuperar el tiempo desaprovechado. Por desgracia, hay jóvenes que no se dan cuenta que el mundo que cambia es el mundo que ellos están cambiando. Y no se aprovecha más porque seas más joven; sino porque aprecies más el cambio que estas viviendo.


Deja un comentario