¿Inteligencia Artificial?

  »El problema de la Inteligencia Artificial es la naturaleza de la misma inteligencia, un tema que nadie comprende muy bien». Marvin Minsky.

Hoy he leído unas declaraciones de Larry Page (cofundador de Google) a los periodistas, en elmundo.es, tras su estancia en España para recoger el Premio Príncipe de Asturias.En ellas Page afirma: “Trabajamos en el territorio de la búsqueda y lo intentamos hacer cada vez mejor. Pero eso implica que debemos aspirar cada vez a una inteligencia mayor, cada vez hay que saber más cosas, acumular más información y eso nos tiene que llevar al desarrollo de ordenadores más ‘inteligentes’. Es decir, hay que intentar desarrollar inteligencia artificial para facilitarnos el acceso a nuevas formas de conocimiento”.

En estas declaraciones se alienta explícitamente por avanzar en el campo de la Inteligencia Artificial.

El 31 de Agosto de 1955, J. McCarthy (Dartmouth College, New Hampshire), M. L. Minsky (Harvard University), N. Rochester (I.B.M. Corporation) y Claude E. Shannon (Bell Telephone Laboratories), quien se convertiría en el padre de la teoría de la información, propusieron reunir en un encuentro a investigadores que aportasen sus ideas sobre cómo cada aspecto del aprendizaje y cada característica de la
inteligencia podían ser tan precisamente descritos como para crear máquinas que las simularan.

Desde que en aquel encuentro, en el verano de 1956, conocido como la Conferencia de Dartmouth, se acuñara el término de Inteligencia Artificial, parecía que la explosión de ordenadores cada vez más potentes permitiría llevar a la realidad los libros y películas evocadoras de este tema: ‘Yo, Robot’, ‘¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?’ (título del libro en el que se basa la película ‘Blade Runner’ ), ‘2001: A Space Odyssey’, ‘A.I.’,… Sin embargo, en la actualidad adolece de una lentitud no acompañada con los desarrollos computacionales. Como refleja el artículo de Sergio Moriello, aunque podemos imitar eficientemente algunas de las funciones “superiores” de la inteligencia humana como el razonamiento, la resolución de problemas, la toma de decisiones y la manipulación y el almacenamiento de enormes cantidades de datos, no conseguimos alcanzar el sentido común de un niño de corta edad.

No obstante, la Inteligencia Artificial no es solo conseguir que las máquinas adquieran la inteligencia de un ser humano, cuestión que enseguida entraría en controversia, relanzando las continuas luchas entre los científicos y los filósofos. También es la búsqueda de procesos que permitan, imitando el razonamiento humano, el análisis del razonamiento que seguiría un experto humano en una materia, para poder codificarlo, mediante el empleo de un determinado lenguaje informático, y aplicarlo en la resolución de problemas. Por ejemplo, como sugiere Larry Page, aprovechando las técnicas de inteligencia artificial para conseguir buscadores cada vez más intuitivos hacia lo que realmente desea el usuario.

Este llamamiento hacia la profundización en estos temas nos muestra que el camino de la informática sigue enseñando líneas de continuo interés. Una vez más, podemos observar como la informática presenta un futuro alentador para el estudiante, tanto a corto como a largo plazo.


Deja un comentario