Legion

 El cine es una de mis pasiones y no suelo traer muchas películas aquí, cosa que debo corregir. Lo malo es que comienzo trayendo una que no resulta ser de las películas que más me ha atraído. Todo lo contrario, merecedora de dejar para cuando no tienes nada que ver y aún así puede esperar. Entonces, ¿por qué? Posiblemente porque a veces un pequeño texto te invita a decir: me gustaría escribir así. Hablo de lo único que se salva de la película: la voz en off del principio, que se repite al final.

Cuando era niña, mi madre me recordaba cada noche antes de dormir que le abriera mi corazón a Dios porque era bueno, misericordioso y justo. Eso cambió cuando mi padre se largo y la dejó a cargo de mi y de mis hermanos, en un pequeño pueblo a las afueras del desierto de Mojave. No volvió a hablar de un Dios bueno y misericordioso. Empezó ha hablar de una profecia: "la oscuridad envolvería al mundo y se decidiría el destino de la especie humana".
Una noche reuní valor para preguntarle por qué había cambiado Dios, ¿por qué estaba tan furioso con sus hijos? "No lo sé", dijo mientras me arropaba bien, "se habrá cansado de tanta gilipollez".

 


Deja un comentario