Crónica de una compra anunciada (III)

Capítulo III

-Nick, no me fastidies, no podéis consentir eso-. En el pasillo la gente corría de un lado a otro. Los de seguridad controlaban los accesos y dos tipos duros del Servicio Secreto cerraban el paso al escenario.

-Escucha, no hemos ganado. ¡Por Dios!, si todavía no somos candidatos, como me pides…- Nick quería hacerle entrar en razón.

-Venga, nada monsergas. Le estamos dando todo nuestro apoyo y tiene que moverse. Las encuestas lo dicen, ¡no me lo niegues!. 44600 millones es mucho dinero para que no hallan contado con vosotros.

-¡Joder!, se lo habrán pedido a Mc, ¡qué tonterías me cuentas!, David. Sabes muy bien que no estamos en condiciones de mover ningún hilo. Pregunta a NY allí si que necesitan dinero.

-No creo que Bill se lleve bien con NY, pero me da igual, sabes que buscan establecer monopolios de marcas. Y mira, si él no muestra interés por el tema es posible que ella si lo haga-. A David le impacientaba este juego: yo no soy, es aquel; quería respuestas de Nick y no las conseguía.

-Escucha, somos amigos para que no tengas que amenazarme-. Lo empujó hacia un lado del pasillo lejos de cualquier oído.- Tengo que pasar, me está esperando, dile a Larry que haremos lo que podamos; pero ¡David!, no estamos en Washington.

Nick lo dejó pegado a la pared y se marchó por la entrada que vigilaban los gorilas de la secreta, David se dio media vuelta y decidió volver al hotel. No tenía ganas de asistir a la cena. Más recaudaciones, siempre dinero, en su cabeza bullían otras ideas y no eran las de asistir a ver como le lamían el culo al candidato. «Esto es mucho más que una simple transacción financiera, -pensaba para si mismo, -una compañía comprando a otra» Llamó un taxi con su Blackberry e intentó cerrar los ojos mientras lo llevaban al hotel. «De lo que se trata es de preservar los principios que rigen a Internet: apertura e innovación ».

El hielo se balanceaba al ritmo del hip-hop en la coca-cola zero. Eric con el teléfono en la mano dudaba en marcar el número o no. Miró a través de la ventanilla, disfrutando del paisaje que contemplaba desde el Jet. No tardaría mucho en llegar, su equipo le esperaba con los informes en los cuales pretendía encontrar la respuesta a la nueva amenaza. «Los negocios son la guerra», la frase era de su película favorita «Rising Sun» y desde que montara su empresa la colocó en el salvapantallas de sus ordenador. Los negocios son la guerra y Micro el enemigo, su amigo no estaría en desacuerdo con la
afirmación, solo tendría que darle ánimos y confianza para que aguantara un poco más. Lo suficiente para encontrar una solución que beneficiase a los dos. Solo un: «espera que te ayudaremos», eso sería suficiente. Si, estaba  convencido.

-Hola Jerry…

La fórmula de Euler

Los números complejos nos ofrecen una fórmula muy útil,

que se conoce con el nombre de fórmula de Euler.

La fórmula de Euler se debe al matemático del mismo nombre. Leonhard Euler nació el 15 de abril de 1707 en Basilea (Suiza) y murió el 18 de septiembre de 1783 en San Petersburgo (Rusia). Fue considerado el más grande matemático de su tiempo y uno de los más grandes de la historia. Es normal deducir la fórmula de De Moivre de la de Euler, pero el proceso fue al revés. Euler partió del resultado de De Moivre para obtener su fórmula.

Inicialmente Euler conocía que

de donde obtuvo

A continuación tomó a como infinitesimal y n como infinitamente grande. Dedujo que las relaciones entre a y n son tales que su producto es finito, , y añadiendo que

resuelve que

,.

De donde se deduce la fórmula de Euler.

De esta fórmula podemos obtener una de las igualdades más famosas de las matemáticas

eiπ + 1=0.

William Dunham nos refiere otra curiosidad en su libro sobre Euler (“Euler. El maestro de todos los matemáticos”. Edt Nivola, 2001,). En sus “Elementos de Álgebra”, Euler describe a como “…ni nada, ni más grande que nada, ni menos que nada…” y observó “…somos llevados hacia la idea de números que son imposibles por su propia naturaleza y que, por tanto, son habitualmente llamados cantidades imaginarias, ya que existen únicamente en la imaginación. …no obstante, estos números aparecen en nuestra mente, existen en nuestra imaginación y tenemos suficiente idea de ellos:…nada nos impide hacer uso de estos números imaginarios y emplearlos en el cálculo”.

Universidad, empresa y especialización.

«El futuro de la informática del mercado de masas no es el ordenador personal».
Timothy F. Bresnahan

Hace un tiempo comenté el artículo sobre la ‘externalización’ de los sistemas informáticos, hoy me gustaría hablar de un tema relacionado con él. Independientemente que mostrara un escepticismo palpable ante la posición PYMEs de la región murciana, si es real que el proceso no tiene freno, y tarde o temprano muchas PYMEs que deseen crecer tendrán que aceptar el hecho. Si una empresa tiene que ahorrar costes debe centrarse en lo que conoce, lo que es su negocio, y dejar las actividades que se alejan del cometido de la PYME.

Esto abre una futura vía de trabajo para los próximos ingenieros informáticos. La demanda de autónomos informáticos no es solo una realidad actual (el artículo ‘Se buscan informáticos autónomoses una muestra de ello), sino un futuro prometedor para los alumnos de informática. Una cuestión a tener en cuenta es como deberían emplear las enseñanzas recibidas.

¿Qué es más importante: aventurarse en crear algo nuevo o ser el mejor en algo conocido? No podemos coartar las ambiciones de nuestros alumnos en desarrollar ambiciosos proyectos innovadores; no obstante, tampoco seremos desleales a la investigación si los alentamos en la especialización que permita aplicarla al servicio del futuro cliente. En el artículo,  20 errores de TI que deberían evitarse, nos habla del siguiente error

»10. Reinventar la rueda
No hay mejor forma de asegurarnos de la agilidad del personal de TI que haciéndose cargo de las propias necesidades de software. Pero, demasiado a menudo, las compañías emplean desarrolladores de software únicamente para malgastar su talento en los proyectos equivocados.  

Si no desarrollaría su propio navegador Web o base de datos relacional, entonces, ¿por qué muchas compañías gastan sus energías en desarrollar aplicaciones de CRM personalizadas o sistemas de gestión de contenidos cuando ya existen muchos productos de calidad en el mercado que dan respuesta a estas necesidades?

El desarrollo in-house de software debería limitarse a proyectos que pudieran aportar una ventaja competitiva. Las funciones que no son únicas del negocio se gestionan mejor con software estándar. Nos equivocamos sin pensamos que lo podemos hacer con software de código abierto y los adaptamos a nuestra necesidades. Los proyectos de desarrollo redundantes sólo nos alejan del verdadero objetivo del negocio.»

Por tanto, si aplicamos parte de nuestra enseñanza en la formación de nuestros alumnos sobre aplicaciones de actualidad en el mercado profesional, podemos ofrecerle una via de futuro ante las expectativas de la ‘externalización’ de las PYMES. Google no se centra en vender aplicaciones, sino en vender publicidad en las aplicaciones que ofrece. Red-Hat comenzó creando distribuciones Linux de software libre, para terminar como una empresa de servicios sobre las distribuciones Linux, al tiempo que mantiene Fedora como distribución gratuita. CA esta haciendo lo mismo, como mostré el pasado día. No debe condicionarse el alumno a ser el próximo Jerry Yang, Larry Page, Jeff Bezos o Pierre Omidyar, puede ser el mejor en manejar Oracle, SQL Server, SAP, PHP, Java… que le permitan a su futura empresa ser puntera en la asistencia con estos servicios a las PYMES que se lo demanden.

Conocimientos específicos en la Universidad

«Oficial de mucho, maestro en nada».
Proverbio.

Este es el tercero de los artículos referente al proceso de Bolonia en la Universidad, y, en particular, a las manifestaciones de quienes se movilizan en el movimiento antibolonia.

Una vez más las palabras nos atan y en mi opinión: «La universidad no está para formar mano de obra con conocimientos específicos», es un claro ejemplo de la desacertada expresión a la hora de defender una idea. Necesitamos más información para entender que quiso decir la portavoz del movimiento antibolonia con esa frase; pues, de quedarnos solo con ella, nos enseña una equivocada visión de futuro sobre la Universidad. Además, es curiosa la falta de unidad en el criterio sobre los conocimientos específicos. En movimiento.noabolonia.org señalan como un punto para el No a Bolonia: «El Grado servirá de introducción y adaptación al mercado laboral, y será comparable a la actual FP, estando orientado al ejercicio de actividades profesionales, y a la fabricación, de trabajadores precarios, que obtendrán una formación general, básica, y poco especializada…», que entra en contradicción con la afirmación anterior.

Ambas manifestaciones, aunque contrarias, son erróneas. El Grado no servirá de introducción y adaptación al mercado laboral más que el actual sistema, en donde nuestros egresados comienzan su primer año de trabajador con sueldos precarios. Los cuales se les busca justificación, en la mayoría de los casos, en la escasa preparación al mundo laboral.

La prueba de que ambas consideraciones no son ciertas están plasmadas en los grados que actualmente se imparten. Mirando las asignaturas de las nuevas titulaciones de grado, se observa una visión deformada, por parte de los partidarios del No a Bolonia, de como serán los conocimientos específicos en la futura universidad.

Ya he puesto de manifiesto la estrecha colaboración que debe haber entre la universidad y la empresa; en consecuencia, no está en nuestra labor el evitar la especialización, sino el fomentarla.

¿No es compatible la Universidad con la empresa?

«La empresa capta talentos y la Universidad socios estratégicos»
Ana Patricia Botín

El pasado día comenté el tema de Bolonia y en él hice referencia a las manifestaciones en contra. Manifestaciones como «No estamos en contra de que la universidad se renueve ni de que responda a las necesidades de la sociedad, pero sí lo estamos de que se ajuste a las necesidades de las empresas. La universidad no está para formar mano de obra con conocimientos específicos. Y se están creando cátedras con el nombre de empresas, como la de la farmacéutica Pfizer». Estas palabras corresponden Olga Arnaiz una portavoz estudiantil del movimiento antibolonia en unas declaraciones en elpais.com. Estas palabras me hacen reparar sobre la verdadera comprensión del proceso de Bolonia y aún más sobre la particular opinión en la colaboración con las empresas.

¿No es compatible la Universidad con la empresa?. No debemos aceptar que una empresa financie una investigación universitaria por el mero hecho de ser empresa. Muchos de los logros en investigación de las Universidades están facilitados porque las empresas los financian, sin su financiación no sería posible estás investigaciones. No se trata de un amor desinteresado, a la empresa le beneficia la labor investigadora del docente universitario, y al docente le facilita su dedicación que una empresa arriesgue su dinero en sus investigaciones. Si el docente es captado por la empresa, entonces deja de aportar sus conocimientos a los alumnos. Si el docente colabora con la empresa desde la Universidad, él se beneficia y sus alumnos también. Es pura simbiosis, interesada, pero fructífera para ambos. Utópico es pensar que el Estado pueda financiar todas las investigaciones universitarias. Es más, hasta que punto interesa que el Estado financie las investigaciones. Por ejemplo, aceptaríamos que el Estado financie investigaciones para armamento militar (que lo hace y hará); no obstante, sin esas investigaciones no tendríamos radioterapia para curar el cáncer. Puede parecer demagogia, pero a veces un hallazgo proviene del camino menos esperado.

¿Cuál es el problema de que Pfizer apoye la investigación en una universidad para que se centre en un tema concreto?. Sus trabajos sobre una cura determinada no significan la mejora en la salud de la población. Si, y de su bolsillo, como cualquier empresa arriesga para buscar beneficio. ¿Eso significa que la empresa determina las lineas de investigación en la Universidad? No, pero su dinero puede emplearlo de la forma que estime oportuna, y será el docente quien elija la linea de investigación que quiere desarrollar. Si empresa y docente coinciden, ¿qué hay de malo en colaborar? ¿Implica esta colaboración que la Universidad se ajuste a las necesidades de la empresa?. No, sin embargo, ¿en que se perjudica que un grupo de investigación de una universidad centren su trabajo en las necesidades de una empresa?.

No solo debemos buscar colaboración con las empresas, las universidades deberían constituir un elemento más dentro del entono I+D+i de las empresas.

Crónica de una compra anunciada (II)

Capítulo II

-Ma deja de decir eso… Ma tienes…-Yang no dejaba de escuchar atentamente, agarrando el auricular del teléfono con la mano mientras jugueteaba con el cable en la otra, en sus pantalones, rítmicamente, el iPhone golpeaba en el muslo al compás del baile de la pierna. Le gustaba sentir su presencia cuando no podía sacarlo para jugar con él.

-Ma deja de …, Ma no…, no pasará eso. Espera un momento. Ma, el Consejo de administración… tenemos que dar una respuesta.- A Yang le costaba cortar a su madre, pero debía hacerlo, el Consejo no esperaría y él necesitaba controlarlo.

-Ma, Gulli lleva más de un año detrás nuestro y si vine aquí sabes que no era para entregársela…- Yang gustaba de llamar a Microsoft Gulli, por la obra de Jonathan Swift, si ellos eran los Yahoos Microsoft sería el gigante al que amarraron los liliputienses.

-Dejame hablar. Ma, en el consejo no están todos de acuerdo… Ya se que las cosas no marchan… Te dije que los despidos era una medida necesaria… Pero…Por qué dices eso…No, no tengo que esperar a nada, le diremos no a Gulli, que valla a comprar en otra parte…- Ma, la madre de Yang, no dejaba de interrogar a su hijo. Le preocupaba el bienestar de la empresa y sobre todo el de su pequeño.

«¿Qué necesidad tienes de volver?», le dijo cuando se enteró que Yang volvería a Yahoo. «Todos se han marchado y si ahora quieren unirse a M, pues que lo hagan. ¿Que manía esa de siempre luchar contra los poderosos?. Además Bill dejará el año que viene la empresa, como tú. No lo entiendo. No lo entiendo».

-Ma, dejalo ya… El Consejo me espera y diremos que no. Yo no necesito sus 31 pavos y además los 300 millones adicionales para reanimarnos es mentira… Nos despedazarán y venderán lo que no quieren… si se que es casi el doble de la cotización y tu sabes que valemos mucho más y no necesito su dinero… Ma, ¡dejalo ya!, tengo que irme.- Yang colgó, un poco contrariado caminó hacia la sala donde le esperaba el Consejo y se estaban impacientando. Pasó dentro y cerró la puerta.

Derivadas

El proceso de la obtención de la derivada es consecuencia del estudio para resolver el problema del trazado de la tangente a una curva plana en uno de sus puntos. Cuando en el siglo XVI y XVII abordaron dicho  problema, lo planteaban como la última de la sucesión de secantes que pasando por A cortaban a una sucesión de puntos Mi   que se acercaban infinitamente a A. Sin mostrarlo explícitamente hablaban de manera implícita del límite.


Tangente
en



Este problema de las tangentes no nació en el siglo XVI, ya los griegos se interesaron en determinar la recta a una curva que solo la tocaba en un punto determinado sin cortarla, a esta la llamaron tangente. Así lo definió Euclides en sus Elementos. Posteriormente otros como Apolonio y Arquímedes se interesaron por el problema, extendiéndolo como hizo Apolonio a las secciones cónicas. Hasta que a finales del siglo XVI se redescubrió la geometría griega. Pero en este tiempo la geometría estaba siendo revolucionada por Descartes y Fermat, y con ella el problema de determinar la tangente a una curva en cualquiera de sus punto se volvía más interesante.

Pierre de Fermat (Beaumont-de-Lomagne, Francia, 17 de agosto de 1601 – Castres, Francia, 12 de enero de 1665), era un jurista al que le encantan las matemáticas. En 1629 se hizo con una copia del trabajo de Apolonio. En contacto con otros matemáticos hablo de descubrimientos obtenidos tras leer el libro, sin embargo era reacio a publicarlos. En 1636 otro matemático, Mersenne, enterado de alguno de los logros que anunciaba Fermat le insistió para que los publicara y compartiera con el resto de la comunidad de matemáticos. Su obra versaba, entre otras cosas, sobre un método para determinar la tangente a una curva. Newton más tarde reconocería en la obra de Fermat el primer paso hacía el descubrimiento del cálculo diferencial.

Fermat fue poco dado a demostrar sus resultados, en gran medida, hoy sabemos de ellos gracias a la correspondencia con su amigo Mersenne.

Para más información se puede consultar “Fermat y los orígenes del cálculo diferencial” de Pedro Miguel González Urbaneja, Editorial Nivola.

 

Polémica Bolonia

«El que posee las nociones más exactas sobre las causas de las
cosas y es capaz de dar perfecta cuenta de ellas en su enseñanza,
es más sabio que todos los demás en cualquier otra ciencia».

Aristóteles.

La polémica no es de ahora, pero es ahora, cuando se siente más cercano el estallido de la polémica. Quizás, como la mayoría de las veces, porque no conocemos con profundidad el tema. Nos limitamos a mirar por el alrededor o nos sentimos influenciados por unas palabras determinadas.

En el nombre de ‘Bolonia’ es un reportaje que nos muestra y enseña algunos puntos que deberíamos saber, para empezar a tener una opinión bien formada sobre el proceso de Bolonia en el que estamos sumergidos. Extraigo unas palabras:

Las claves de la declaración europea

Lo que SÍ es Bolonia.

  • Las enseñanzas deben estructurarse en Grado, Máster y Doctorado en toda la UE. Han firmado esta declaración 29 países.
  • El objetivo es la homologación de las titulaciones en toda la UE de cara a facilitar la movilidad de estudiantes y profesores.
  • Otro de los fines es clarificar la formación recibida por los alumnos de toda Europa a la hora de buscar un trabajo en los países miembros de la Unión.
  • Los títulos deben incluir un «suplemento al diploma» en el que se especifique con detalle lo cursado por el alumno.
  • Las enseñanzas se estructuran en créditos, llamados ECTS, que se obtienen no sólo por horas de clase, sino también por el trabajo realizado por el alumno fuera del aula.
  • Establece principios generales, básicos, no entra en detalles.

Lo que NO es Bolonia.

  • El cambio de las titulaciones para convertir las diplomaturas, licenciaturas e ingenierías (que eran de entre tres a cinco años) en carreras de cuatro años si pasaban a ser Grado, y de uno o dos, en el caso de los Máster. Ésta es una decisión de Gobierno español. La mayoría de los países han establecido el Grado en tres años y el Máster en dos.
  • La Declaración de Bolonia no habla de privatización de la universidad. Anima a los países a buscar los mecanismos para invertir más en ella, pero no detalla cuáles.
  • El precio de las tasas de las matrículas los decide cada comunidad autónoma en función de una horquilla que aprueba cada año la Conferencia General de Política Universitaria, vinculada al Ministerio de Ciencia e Innovación.
  • La apuesta por un tipo de enseñanza pública o privada no tiene que ver con Bolonia. En España, la financiación depende de las comunidades autónomas.

Cuestión de votos

Una cosa no es justa por el hecho de ser ley.
Debe ser ley porque es justa.

Montesquieu.

Acabo de leer el post de Enrique Dans, Algunos ministros europeos empiezan a entender la red. El nuestro, NO, y, francamente, te sientes desamparado ante tanta falta de comprensión. Como comprobamos una vez más, nuestros políticos no se mueven por la voluntad del pueblo, sino por la voluntad de un puñado de votos que hoy hacen presión. Creemos que por ostentar un cargo público defenderán los intereses de la mayoría (aunque no sea lo más justo); sin embargo, vemos que solo los intereses de quienes más presión hacen, o quienes más votos pueden repercutir en determinado momento, es el principal motor de sus actuaciones.

Enrique comenta que algunos empiezan a entender la red, y lo que verdaderamente vemos es que algunos se preguntan para que quieren entender la red. Por desgracia, los españoles siempre marchamos a rebufo. Y para cuando un ministro nuestro entienda la red, en el resto del mundo llevaran años explotando su potencial.

No es la incompetencia el mayor de sus pecados, para mi es la prevaricación al actuar en la defensa de un colectivo por un puñado de votos.

Infinitamente pequeño

«La naturaleza y sus leyes yacían ocultas en la noche;
Dijo Dios “que sea Newton” y todo se hizo luz.«
Alexander Pope

El pasado día, leyendo un artículo sobre Sumio Iijima y sus nanotubos de carbono, recordé una conversación con un compañero. En la física-matemática actual hay dos campos que emergen con fuerza: la nanotecgnología y la criptografía cuántica.

Sumio Iijima ha recibido el Premio Principe de Asturias por su contribución en la nanotegnología, que ha facilitado nuevos y revolucionarios materiales y técnicas trascendentales para la lucha contra enfermedades, como las relacionadas con el cerebro y el cáncer, y la producción de tejidos y órganos artificiales.

Utilizando las mismas palabras de la Fundación Principe de Asturias, Sumio Iijima descubrió, en 1991, los nanotubos de carbono, materiales hechos a base de átomos de carbono, y su potencial inherente. Son las fibras más resistentes conocidas hasta el momento, lo que da lugar a una nueva generación de materiales ultraligeros y ultrarresistentes. Estos versátiles materiales, excelentes conductores del calor y la electricidad que pueden comportarse como metales o semiconductores, podrían revolucionar los campos de la electrónica y la computación, entre otras muchas aplicaciones. Una de ellas revierte directamente en el campo de las energías renovables, al haberse demostrado que los nanotubos de carbono son unos candidatos excepcionales al almacenamiento seguro del hidrógeno, uno de los combustibles del futuro.

Este trabajo entra de lleno en el mundo de lo infinitamente pequeño, como la criptografía cuántica. El nuevo enfoque de la criptografía se basa en la mecánica cuántica, en el comportamiento del fotón y en el principio de incertidumbre de de Heisenberg. Otra vez el mundo de lo infinitamente pequeño.

Hubo un periodo de esplendor crucial en el devenir de las matemáticas: el nacimiento del Cálculo infinitesimal. Aunque los primeros bocetos del mismo los llevaron a cabo entre Arquímedes(*) y siglos después Fermat(*), fueron Isaac Newton y Gottfried Leibniz quienes abrieron de par en par las ventanas de una habitación repleta de nuevas matemáticas. El concepto de infinitesimales no se desarrolló suficientemente como para ser aceptado por todos los matemáticos, pero los más osados comenzaron a vislumbrar la importancia que tendría en las matemáticas venideras.

Una vez más, lo infinitamente pequeño nos vuelve a enseñar cuan importante puede llegar a ser algo tan pequeño a nuestros ojos.

(*)»Arquímedes y los orígenes del cálculo integral» y «Fermat y los orígenes del cálculo diferencial» son dos libros de Pedro Miguel González Urbaneja, Editorial Nivola.